Un “Te quiero”

14991925_1818086178434527_6431756003895759680_n

Anuncios

Hace tiempo quería escribir algunas líneas

Hace tiempo quería escribir algunas líneas, debo confesarte que siempre comenzaba con algo y terminaba rompiendo la hoja en donde había plasmado algo. No sabía cómo comenzar, después pensé en decirte cada una de las palabras de frente, pero no salían de mí; entonces decidí hacerlo como mejor se, escribiéndolas.

Es tiempo de decirte esto, no porque deba, sino porque siento que ya no cabe más en mí, tal vez este puede ser mi último día aquí, sentada junto a ti, tal vez llegue a casa y al dormir no vuelva a despertar nunca o que se yo, el destino no está escrito y la vida no es eterna, por ello decidí que hoy debía decirte estas líneas, ahora que te tengo cerca y tan especial como lo eres ahora.

Desde que estas a mi lado la vida ha sido tan distinta, he aprendido muchas cosas que sin lugar a dudas sola no podría, he caminado por un camino largo y complicado que si lo hubiera hecho sola tal vez ya no estaría en este mundo, pero fue allí cuando tú llegaste, así, de la nada, sin esperarte llegaste, sin planearlo paso, sin esperar nada de ti, lo hiciste. Desde ese día aprendí a aceptarte tal y como eres, a acostumbrarme a ti y a tu modo de ser, confieso que no ha sido fácil, pues me acostumbre tanto tiempo a estar sola que no supe cómo reaccionar al tenerte a mi lado. También este tiempo a tu lado aprendí que no quiero cambiarte; porque me encantas así como eres, pero si quiero que crezcas y seas mejor cada día. Quiero que alcances tus sueños. Quiero verte brillar y estar ahí contigo cuando eso ocurra, en las buenas y en las malas. Porque ese es mi gran anhelo. Te respeto, aprendí a volver a confiar en ti y te admiro por la gran persona que eres, porque lo eres aunque a veces lo dudes, lo entenderías si lo vieras desde mis ojos por ello te lo digo. Conozco poco tu pasado, algunos de tus secretos, algunos de tus errores, solo los que me has permitido mirar; pero aun así se que jamás te juzgaría; sé que tú tampoco lo harías conmigo. No pienso rendirme cuando se nos presenten retos; y eso será porque te amo, estoy segura de que lo nuestro vale la pena.

Por ello cuando estoy contigo siempre tengo presente todas esas cosas que me prometí a mí misma hacer por ti, no porque deba hacerlas, sino porque quiero hacerlas, no tienes idea lo que cambiaste cuando decidiste caminar junto a mí y hacer feliz mi vida, de verdad que no tienes idea, por ello cada día al despertar tengo presentes cada una de las cosas que prometí para hacerte ver lo mucho que me importas y lo que significas para mí.

Prometí…

  • Cuidar de tu salud, asegurarme que cada vez que enfermes este yo ahí para cuidarte y apapacharte hasta que te mejores.
  • Hacerte reír con cualquier tontería cada vez que tengas un día malo.
  • Acariciarte y abrazarte mientras te mire dormir junto a mí, para que sientas el amor que guardo dentro de mí para ti.
  • Estar a tu lado en tus días malos y buenos.
  • Apoyarte cada vez que lo necesites, porque te amo y no me gusta verte sufrir.
  • Asegurarme que nada te falte mientras estés conmigo, no importa que para ello tenga que sacrificar cosas para mí.
  • Caminar a tu lado aunque no lo quieras, porque en eso consiste el verdadero amor, no dejar que alguno de los dos camine solo.
  • No dejarte caer o que te des por vencido, para eso estaré yo, para darte ánimos de seguir o de volver a intentar.
  • Resolver juntos cada problema que se presente en nuestras vidas, sea pequeño o grande, prometo ayudarte a salir de él.
  • Levantarte cada vez que te caigas, porque si tu caes, yo también caigo contigo, si tú te levantas yo me levantare contigo.
  • Demostrarte cada día lo mucho que me importas y lo mucho que te he aprendido a amar.
  • Mostrarte lo valioso e importante que eres como ser humano y lo grandioso que es vivir.
  • Perderme en tu mirada que me encanta y tus labios que me vuelven loca cuando los tengo cerca.
  • Apoyarte cuando nadie más lo pueda hacer y aunque no lo pidas mis brazos siempre estarán para brindarte el abrazo que necesites.
  • Cuidar tu corazón, para que nunca sepa lo que significa sufrir, ayudarlo a latir y vivir.
  • Sorprenderte cada día con detalles, momentos, palabras o silencios que te hagan sentir bien.
  • Brindarte espacio para reflexionar y para valorar lo que tienes en tu vida o las cosas que debas cambiar o mejorar.
  • Aprender más sobre ti, sobre tus gustos y sobre cada uno de los sueños que tengas y tener la dicha de realizarlos junto a ti.
  • Pero sobre todo, me prometí hacerte muy feliz, como hasta ahora lo has hecho para mí.

Tal vez muchos digan que no te necesito para vivir, y sé que tal vez pienses que tú tampoco me necesitas, pero sin embargo, haces que mi vida sea mucho mejor cuando estamos juntos. Por ello estaré ahí para ti, siempre; tal vez llegue tarde algún día, pero te aseguro… llegaré porque me lo prometí y una promesa jamás la olvido.

 

 

Gracias mi corazón.

100 cosas que quiero hacer contigo.

  1. Dormir una siesta tumbada a tu lado
  2. Ver una peli apoyada sobre ti
  3. Hacerte reír para embobarme con tu sonrisa
  4. Besarte hasta quedarnos dormidos
  5. Sentarme a escuchar qué tal te ha ido el día
  6. Compartir un sueño común
  7. Acariciarte la espalda de arriba a abajo
  8. Ver tus vídeos o fotos de cuando eras pequeño
  9. Aprender a hacer algo juntos
  10. Empezar a aprender italiano
  11. Tumbarnos una tarde entera en algún prado a no hacer nada
  12. Fugarnos a algún lugar que nadie conozca
  13. Con este calor una ¡guerra de agua!
  14. Preparar una cena juntos
  15. Tumbarme encima tuyo mientras tomas el sol para que no te llegue ni un solo rayito
  16. Simplemente dormir juntos
  17. Cumplir años a tu lado indefinidamente
  18. Hacerte fotos mientras duermes
  19. Besar cada lunar de tu cuerpo
  20. Repetir nuestra primera cita
  21. Conseguir que te rías con cosquillas
  22. Que me abraces un ratito mientras dormimos
  23. Tomarte de la mano
  24. Mirar las estrellas juntos
  25. Hacer un álbum con nuestras fotos
  26. Comer pastel y vino juntos
  27. Platicar sobre cosas que queremos hacer a futuro
  28. Caminar y caminar sin rumbo establecido
  29. Conocer nuevos lugares
  30. Leer un mismo libro juntos
  31. Platicar sobre nuestros mayores miedos
  32. Cantar una canción juntos
  33. Ir a una fiesta juntos
  34. Probar un helado exótico
  35. Probar comida internacional
  36. Confesar algo cursi que hayamos hecho
  37. Pedir un deseo
  38. Ir de compras juntos
  39. Regalarte un ramo de flores
  40. Hacer un regalo especial
  41. Hablar sobre un país que nos gustaría visitar
  42. Organizar un picnic
  43. Colocar una foto de ambos como protector de pantalla
  44. Hablar sobre nuestra película favorita
  45. Dedicarnos una canción especial.
  46. Leer a Sabines recostada sobre tus piernas
  47. Caminar de la mano por Reforma
  48. Borrarte la boca a besos
  49. Ver Amelie y ver tus expresiones
  50. Contarnos secretos
  51. Susurrarnos al oído
  52. Mojarnos con el agua de la lluvia
  53. Ir al zoológico
  54. Abrazarte y que pase el tiempo
  55. Beber cerveza artesanal
  56. Comprar algo y compartirlo
  57. Viajar en metro y tomarte una foto allí
  58. Escribir nuestro nombre en algún lugar
  59. Pegar mi oído a tu pecho y escuchar tu corazón
  60. Tomar café
  61. Ver el atardecer
  62. Pasar navidad juntos
  63. Intercambiar suéter si alguno tiene frio
  64. Comprar gomitas y comer juntos
  65. Regalar bolsitas de dulces a 10 niños en la calle
  66. Visitar a un enfermo
  67. Jugar a lucha sumo.
  68. Hacerte reír cuando te sientas realmente molesto por alguna cosa.
  69. Escribirte miles de cartas
  70. Hacer un video con nuestras fotos.
  71. Visitarte en tu casa cuando estés enfermo.
  72. Asistir a un festival de día de muertos.
  73. Orar por ambos y por tu salud.
  74. Caminar bajo la lluvia.
  75. Mimarte con cosquillas.
  76. Presentarte a mis papás.
  77. Crear una libreta de frases cursis.
  78. Viajar juntos.
  79. Acurrucarme en tus brazos cuando viajemos en el bus.
  80. Apoyarte en cada uno de tus días buenos y malos.
  81. Cumplirte una promesa.
  82. Ser la más romántica del mundo solo contigo.
  83. Entregarte mi corazón.
  84. Entrar al cine dos veces seguidas.
  85. Besarnos en el cine.
  86. Aprender a bailar.
  87. Comer helado hasta congelarnos.
  88. Aprender sobre nuestros errores.
  89. No planear nada y solo disfrutar el día juntos.
  90. Alentarte a ser mejor cada día.
  91. Amarte incondicionalmente.
  92. Caminar por horas abrazados o tomados de las manos.
  93. Adoptar una mascota.
  94. Agradecer a Dios por todo lo que nos ha dado.
  95. Corregir nuestros errores y perdonarlos.
  96. Planear un futuro exitoso para ambos.
  97. Apoyar tus locuras.
  98. Ahorrar dinero para una buena causa.
  99. Cantarte al oído.
  100. Hacerte feliz.

Perdóname por amarte así…

Hola bonito

Sé que en estos días las cosas han sido un poco difíciles para ambos, a pesar de ellos sigo con la firme esperanza de seguir con lo nuestro, de seguir con lo que siento se ha ido perdiendo poco a poco.

Hace días una amiga me dijo que tú y yo ya no éramos o no parecíamos ser los mismo, y eso tal vez fue cierto; no quise escuchar lo que me decía, tal vez por miedo a que fuera real o por miedo a perderte. Aun así la escuche y sentí como cada palabra que decía era tan cierta, tan lastimosa y me llegaba hasta lo más hondo del alma. Pensé en correr y contarte todo lo que me había dicho, pero como otros días atrás tú no estabas allí para mí. Tal vez en algo tuvo razón esa amiga, tuvo razón en decirme que para ti ya no era nada, que si alguna vez llegaste a sentir algo por mí, eso ya había terminado, que dejase de engañarme, que dejara de ser una estúpida niña ilusa, que me estabas viendo la cara  que quizá ya habías notado lo enamorada que estaba yo de ti y por ello te sentías con el derecho de hacer conmigo lo que querías, incluyendo ignorarme y lastimarme.

Quise ahogar mi llanto por un momento y lamentablemente no pude, pues en el fondo sabía que sí, que realmente me había enamorado de ti como no tienes idea y que tú por el contrario no demostrabas tener el mismo interés por mí, fue cuando lo que no esperaba escuchar llego como un balde de agua fría sobre mí, me dijo: No seas pendeja, déjalo, acéptalo, él no te ama, para el solo eres un juego. Él es un canijo porque le gusta jugar contigo, le gusta andar de un lado a otro y tú, tú eres una tonta si sigues creyendo que realmente te ama como tú a él.

Y así fue, deje que sus palabras resonaran una y otra vez en mi cabeza, no sabía si seguir intentándolo o renunciar a ti. Aun así, no baje la guardia, decidí seguir luchando aunque sabía que si era verdad lo que me decían de ti, tal vez saldría perdiendo, pero si nada de eso era verdad, aun me sentiría viva.

La verdad no sé qué cosa fue la que hice mal desde un inicio, sé que soy el tipo de mujer de la cual nadie se enamoraría, y lo sé porque soy diferente a las demás, aun así sigo creyendo en que algún día llegara alguien que me haga cambiar de opinión. Hoy por las noches sigo deseando con todo mi corazón que tú al menos demuestres un poco del amor que yo te doy, sé que es inútil porque nunca lo sentí al inicio, como espero sentirlo ahora, recuerdas que te dije que me confundías, pues si, realmente me confundes, un día dices que me amas y al otro se te olvida de que existo, te aseguro que ni a tus amigos les has dio que tienes novia, que esperar de tus amigas, y eso duele, muy en el fondo porque yo me desvivo por hacerles saber a todos que te amo y lo mucho que significas para mí.

Un amigo una vez me dijo, si ese que dices que es tu novio lo es, yo me pregunto porque no actúa como tal, porque no te lo demuestra, porque tienes que ser tú la que siempre del primer paso, porque eres tan detallista con él y a él pareciera que tú no le importas en lo más mínimo. Sabes que tienes a muchos chavos detrás de ti, que estarían dispuestos a sacrificar cada uno de sus días por estar un momento contigo y hacerte feliz, pero tu aferrada a un hombre que no te quiere no decides avanzar. Y tal vez tenga razón, soy una tonta al dar todo y no recibir nada. A veces me gustaría que me amaras y me demostraras cuánto me amas con palabras gritadas a los cuatro vientos, con detalles como flores, chocolates, peluches, cosas cursis que sabes adoro, sería un gran honor recibir una carta tuya, recibir un abrazo que me reiniciara el alma, sería un placer sentirme amada, segura, protegida y sobre todo feliz. Quisiera pedírtelo, pero sería como rogarte a hacer algo que no nace de ti, y cuando se tiene que pedir que hagan algo por ti, eso pierde interés y pierde sentido.

Realimente no sé cómo seguir sin hacerme daño y es que realmente me siento sola, siento que no me amas como dices sentirlo, y debo confesarte que mentí, mentí cuando dije que me iría al extranjero a estudiar, mentí porque quería ver como reaccionabas ante tal declaración, tal vez no te importo en lo más mínimo, en ese momento comprendí que ya estas harto, que no soy lo que buscas, no soy lo que te hace feliz y eso me hace sentir una tonta y una ilusa, ahora no sé cómo dar marcha atrás porque te has clavado muy dentro de mi como para alejarme así de sencillo, te has metido en cada uno de mis pensamientos y en cada uno de mis días, te has convertido en más que solo un sentimiento, te has convertido en mi vida.

Perdóname por no decirte estas cosas de frente, pero esta es la única forma que tengo para sanar las heridas de mi alma, perdóname por amarte así como te amo y por sentirme tan vacía al no recibir lo mismo de tu parte, perdóname por no ser la chica la cual puedas presumir a tus amigos, la cual te sientas orgulloso de tener como novia, perdóname por no cumplir las expectativas de físico que tanto anhelas, perdóname por ser tan cursi y por querer algo de ti que no puedes o no quieres darme, perdóname por querer involucrarme en tu vida a tal grado de preocuparme por que estés bien, porque nada te falte, por tu salud o por tu felicidad, perdóname por llorar por las noches cada vez que siento que te vas de mi lado, perdóname por ser como soy y por creer que algún día recordarías la fecha de nuestro aniversario, por seguir soñando con ese día especial en que formalmente me pedirías que fuera tu novia, tanto lo anhele, tanto lo soñé y lo espere que sabía que nunca te atreverías a decírmelo, porque no te nace porque no me amas. Perdóname por confiar mi corazón en tus manos y por confiar en ti.

Simplemente perdóname por amarte así.